Conectate con nosotros

El intento de quedarse con parte de la Reserva Natural Campos Morombi mediante un título falso que abarca nada menos que 8.000 hectáreas, desnuda un esquema montado en la Justicia para presuntamente usurpar valiosas tierras a partir de documentos apócrifos.

En publicaciones anteriores hemos visto cómo del supuesto título de propiedad de Eliodoro Rojas (Finca N° 30 de Yhú), de apenas 25 hectáreas (según el Servicio Nacional de Catastro), se hace una supuesta transferencia a nombre de José De Jesús Ferreira Ortiz de nada menos que 8.000 hectáreas, ubicando el inmueble sobre las tierras de Campos Morombí SACA (de la familia Riquelme), gran parte por encima incluso del área protegida de 31.000 hectáreas declaradas Reservas Naturales bajo dominio privado.

Pero la intentona de usurpar dichas tierras no tendría sustento de no ser por un esquema montado en el Poder Judicial para otorgar legitimidad a documentos absolutamente falsos.

En efecto, tras un pedido de condición de dominio presentado por Ferreira Ortiz, en fecha 28 de marzo de 2006, la directora general de Registros Públicos, Lourdes González, se dirige al entonces fiscal general del Estado, Rubén Candia Amarilla, a fin de elevar el dictamen de la asesoría jurídica de los Registros Públicos, por un supuesto hecho de “Producción de documento público de contenido falso” (Art. 250 y 251 Código Penal) consistente en la sustracción y remplazo de la inscripción a nombre de Eliodoro Rojas y de José De Jesús Ferreira Ortiz, de la Finca Nº 30 del distrito de Yhú.

Acompaña al informe copias de 26 documentos que demuestran las irregularidades en el supuesto título presentado por Ferreira Ortiz.

¡Sorpresa!

El fiscal general en ese momento, Rubén Candia Amarilla, designa al entonces fiscal Angel Ramírez para atender la denuncia formulada por la directora de Registros Públicos.

Sin embargo, lejos de imputar al presunto falsificador José De Jesús Ferreira Ortiz, ante las claras evidencias presentadas por la propia titular de los Registros Públicos, el fiscal Ramírez hace que prescriba la denuncia.

Y con esa prescripción, que de ninguna manera puede legitimar los datos falsos de la escritura, José de Jesús Ferreira Ortiz increíblemente logra registrar a su nombre en la Dirección de Registros Públicos, la propiedad “inexistente” de 8.000 hectáreas, según el Informe Judicial firmado por el registrador César Picagua (16-11-2016).

Según fuentes judiciales, ésta sería una práctica corriente que involucraría además a influyentes políticos.

Grosera manipulación

El Padrón Nº 52, de la Finca Nº 30 del distrito de Yhú, figura en el Servicio Nacional de Catastro a nombre de Eliodoro Rojas, pero con una superficie de 25 hectáreas 2.583 metros cuadrados. Sin embargo, la Finca N° 30 del distrito de Yhú, fue inscripta en la Dirección de Registros Públicos, según informe del registrador César Picagua, a nombre de José De Jesús Ferreira Ortiz, pero con una superficie de nada menos que 8.000 hectáreas. ABC

[email protected]

Sigue leyendo
Anuncio

Más popular