CDE News

Destaque a la lucha antidrogas

En América Latina, atrás que­daron los años en los que la violencia se identificaba con los movimientos armados o con las dictaduras militares. Hoy, mien­tras otros vientos políticos soplan en la región, se producen nuevos fenóme­nos que están particularmente vincu­lados al mismo flagelo: la violencia que se sirve de base para los crímenes como el narcotráfico, el lavado de dinero o las actividades ilícitas transfronterizas. No cabe duda que estas operaciones delic­tivas, que se concretan gracias a la com­plementación de enormes organizacio­nes mafiosas presentes en varios países, han pasado a constituirse en un nego­cio que mueve millones de dólares y que amenaza la seguridad de los ciudada­nos de la región, llevando el miedo y el pánico a lo largo y ancho del hemisferio.

Hay que decirlo, sin temor a equívocos, que estas organizaciones criminales se han fortalecido en los últimos 20 años con la irrupción de poderosas entidades como el Primer Comando Capital (PCC) o el Comando Vermelho, ambos del Bra­sil, que supieron trascender las fronte­ras para extender sus tentáculos hacia países como Bolivia, Paraguay, Perú o Argentina.

A pesar de la lucha, los países latinoa­mericanos siguen siendo los mayores exportadores de cocaína y marihuana a nivel mundial. Esa tendencia parece haberse estabilizado y en algunos países como en Paraguay, incluso, hubo impor­tantes operativos que supusieron un fuerte golpe contra el narcotráfico.

La Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), la entidad que tiene a su cargo la lucha contra este flagelo, ha tenido en los últimos años una destacada labor, en especial con su actual titular, Hugo Vera.

Por ejemplo, importantes operativos, conjuntos y propios, asestaron fuertes golpes al esquema de la red de tráfico de drogas que tiene a Paraguay como base o tránsito de estupefacientes. Por ejem­plo, el promedio de incautaciones de la entidad se encuentra en torno a 2.500 kilos de cocaína al año, más de 700 toneladas anualmente de marihuana y la fulminación de más de 1.200 hec­táreas de plantaciones de dicha droga. Esto quiere decir que los grupos de nar­cotraficantes están perdiendo más de 300 millones de dólares; además, obvia­mente, de que en los operativos se saca de circulación avionetas y esquemas logísticos muy importantes para los diferentes grupos.

Es por este tipo de acciones realizadas por los agentes de la Senad, algunas en colaboración con fuerzas de otros países como Brasil (principalmente), EEUU y Argentina, que reciben el destaque y el elogio del Departamento de Estado nor­teamericano.

Este departamento emite anualmente un informe sobre la situación de normas de Derechos Humanos, operaciones de lavado de dinero y narcotráfico en los países aliados. En ese sentido, la canci­llería norteamericana resaltó los tra­bajos de Paraguay en incautaciones de drogas durante los años 2016 y 2017.

Precisamente, acciones que dieron, por ejemplo, con la desarticulación de una vasta red en la zona de Ciudad del Este hace apenas un par de días, así como hace unas semanas con la detención de Eduardo de Almeida, alias “Piska”, un importante jefe de la red logística del PCC, fueron consideradas por Washing-ton para destacar la labor de nuestro país como de progreso.

El informe del gobierno de Donald Trump claramente es un respaldo a las acciones desplegadas por el Gobierno paraguayo, que ha dedicado recursos e infraestructura para optimizar la lucha contra este flagelo que acecha en la región. Además, está embarcada en un proceso de depuración de sus filas y de sumarios que buscan sanear la institu­ción para que pueda cumplir a cabalidad los fines para los que fue concebida.

Es de esperar que el próximo gobierno –que ha designado esta delicada labor al ex fiscal y ex senador Arnaldo Giuzzio– siga la estela de esta misión que busca neutralizar y acabar con el tráfico de estupefacientes. LN

PUBLICIDAD.

Comentarios

Más popular

Hasta arriba