CDE News

Mantener con vida una empresa familiar

La complejidad del manejo de empresas familiares desem­boca, en la mayoría de los casos, en el fin de una firma que no logra sobrevivir sino hasta la segunda o terce­ra generación.

En Paraguay, el 85% de las empresas son fami­liares, las cuales aportan el 65% de los bienes y servicios; por ello Ferre­re Abogados tomó la ini­ciativa de abordar sobre puntos fundamentales en torno al tema, organi­zando un ciclo de charlas en sus oficinas del pasa­do 19 de abril.

Gorostiaga
Durante la conferencia, re­saltaron que la riqueza de la empresa familiar no es solamente la financiera, sino el fortalecimiento de las cuestiones intangibles que la rodean, como los lazos afectivos para la riqueza so­cioemocional, lo cual genera una ventaja competitiva y, a la vez, implica grandes desa­fíos.

Uno de los temas puntuales se enfocó en el protocolo familiar en la sucesión. “Es uno de los temas funda­mentales de las familias que empiezan a trabajar, porque se tocan distintos temas, desde sucesión, propiedad, participación, votos, son los temas que están tratados en un solo documento, lo vemos como un proceso de aprendizaje para la familia, y hay que escuchar a todos los miembros de la familia para poner reglas por escrito en un documento firmado por todos”, señaló Carla Arella­no, representante de Ferrere Uruguay. A la vez aclaró que este no debe ser elaborado en momentos de crisis sino que en el marco de la tran­quilidad.

“La parte financiera tiene que ser sólida, pero hay que tra­bajar sobre la riqueza socioe­mocional, los lazos afectivos y la confianza no solo con la familia, sino con los clien­tes. La idea es que se cree la

mentalidad de esos valores a lo largo de las generaciones, cultivando una mentalidad emprendedora para aumen­tar el patrimonio de la empre­sa con dueños responsables”, señaló por su parte Carlos Vasconsellos, miembro de Ferrere Paraguay.

En cuanto a la planificación de una sucesión, Federico Silva explicó que la figura del fideicomiso es una de las op­ciones más ventajosas. “Hay que planificar de modo a que los activos no se dispersen dentro de una familia, tenien­do en cuenta las porciones legítimas que el difunto no puede disponer, de manera que los activos estratégicos queden en manos de perso­nas capaces y estructurar de forma ordenada de acuerdo a las necesidades”.

“Es importante tener un go­bierno corporativo familiar”, apuntó a la vez Vasconsellos, y agregó que si habrá una transición generacional, que sea parte de un plan de ac­ción y no de reacción.

“Pensar en lo que va a venir e ir viendo cómo responder ante ello”, añadió Silva.

Comparando los demás países de la región, mundial­mente la tendencia en torno a las empresas familiares es la misma, señalaron los abo­gados.

Muchas empresas aún no han encontrado la fórmula para prever la continuidad de la empresa a través de va­rias generaciones. “Estamos tratando con personas, es muy difícil porque con cada generación la familia se mul­tiplica, y eso es lo difícil en las planificaciones”, puntualizó Arellano y destacó que pla­nificando se evitan dichos problemas.

Vasconsellos recalcó que una empresa familiar a di­ferencia de otras, que solo tienen un objetivo finan­ciero, tiene que conjugar la riqueza financiera con la socioemocional. “Hay que entender que es un bicho di­ferente”, describió instando a entender la necesidad de planificar.
5DIAS

Comentarios

Más popular

Hasta arriba