Conectate con nosotros

Asunción, IP.- El canciller nacional, Antonio Rivas Palacios sostuvo que el Paraguay reafirma su compromiso con el multilateralismo, como la herramienta más efectiva para resolver los desafíos globales, con el fortalecimiento de la arquitectura jurídica internacional; y, aboga por el respeto del derecho internacional y los principios y valores de vigencia universal.

El canciller Rivas Palacios dio su mensaje ante la Asamblea anual de la ONU sosteniendo el valor de las Naciones Unidas para promover la justicia, el desarrollo y las relaciones pacíficas entre las naciones del mundo, como lo establece su Carta Fundacional.

Dijo que en la marcha hacia el desarrollo sostenible, los países en desarrollo sin litoral enfrentan desafíos específicos, que requieren especial atención. En este contexto, el compromiso de la comunidad internacional, pero en particular de los países de tránsito vecinos y los socios, son fundamentales.

Reiteró que el derecho al desarrollo ampara a todos los pueblos, y debe ser interpuesto, en especial, en favor de los más vulnerables. “Expresamos nuestra solidaridad con los Países Menos Adelantados y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, con quienes seguiremos impulsando de manera conjunta y coordinada el tratamiento  adecuado de nuestras necesidades especiales”, anunció.

Sostuvo que mediante el espíritu de progreso con que cuenta el Paraguay permite procesos de integración regionales y birregionales. “Desde estas plataformas, busca contribuir a la paz y la prosperidad interna e internacional, con un enfoque proactivo, participativo y dinámico”, afirmó.

Entre los acuerdos recientemente alcanzados de integración citó la conclusión de las negociaciones de los Acuerdos de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, así como con los países de la Asociación Europea de Libre Comercio, EFTA.

“El Paraguay, decidido a generar oportunidades inclusivas en beneficio de sus habitantes, apunta a ganar el control de su destino, fortaleciendo sus capacidades, así como la competitividad de su economía y la participación activa en procesos conducentes al perfeccionamiento del sistema jurídico internacional”, acotó.

En cuanto a la Agenda 2030 afirmó que a través de ella el país busca un nuevo modelo de gobernanza, donde el bienestar social alcance a todas las personas, sin distinciones. “El Paraguay escogió transitar por esta vía hacia el desarrollo sostenible, mediante la implementación de este valioso conjunto de herramientas bajo la conducción de las Naciones Unidas”, refirió.

Definió que el Paraguay se compromete con la Agenda 2030, como una vía rápida hacia el cumplimiento de sus fines institucionales y ve en las Naciones Unidas un aliado clave para erradicar la pobreza, el hambre, las enfermedades, la ignorancia, la discriminación, el desempleo, la desigualdad, las carencias, entre otros males que golpean diariamente a millones de personas.

«Creemos que la Cooperación Sur-Sur debe ser potenciada. Por ello, en línea con las conclusiones de la II Conferencia de las Naciones Unidas PABA+40, el Paraguay suma su oferta de buenas prácticas y aprendizajes al espacio global y reafirma su compromiso para seguir fortaleciendo la institucionalidad de la Cooperación Sur – Sur y Triangular, a nivel regional e internacional», explicó.

Recordó que este año es de suma importancia para la República del Paraguay, país pluricultural, que tiene al guaraní y al castellano como lenguas oficiales. «La celebración del Año Internacional de las Lenguas Indígenas alerta de la situación de cientos de lenguas indígenas que a diario se pierden. Las 19 lenguas indígenas que sobreviven en mi país son tesoros de nuestra cultura y forman parte de nuestra identidad, por lo que seguiremos trabajando para protegerlas, respetarlas y promoverlas”, acotó.

Dijo que la democracia como forma de gobierno y como estilo de vida no logra configurarse con el solo ejercicio del sufragio. «Es un sistema organizado en el que hombres y mujeres pueden elegir y ser electos, donde la ciudadanía toda, sin distinciones, puede acceder a los beneficios materiales del progreso y donde el Estado de Derecho rige, sin excepción, para el colectivo social, por encima de intereses sectarios», definió.

Continúo explicando que la democracia como sistema de gobierno se logra empoderando al ciudadano, reforzando sus derechos y robusteciendo la institucionalidad. De igual modo, se consigue mediante la relajación de las tensiones políticas y sociales, en uso de herramientas previstas en el ordenamiento jurídico. “Mi país, señor presidente, ha dado constantes muestras de su firme voluntad de consolidar su democracia, y de preservar y cuidar con celo la voluntad popular expresada de manera legítima”, afirmó.

Sostuvo que la comunidad internacional ha jugado un rol preponderante de colaboración con la ciudadanía y el Gobierno del Paraguay, contribuyendo a preservar el orden democrático y la civilidad, sin incurrir en intervenciones disruptivas en asuntos internos. «Creemos, por tanto, en esta fórmula colaborativa, en la que vemos un antídoto contra brotes antidemocráticos», resaltó.

Dijo que esta línea de pensamiento se sitúa en la base de las posiciones adoptadas por el Paraguay frente a la tragedia que vive Venezuela, causando una profunda crisis regional, cuyas consecuencias se sienten en el mundo entero.

Refirió que las noticias, informes e imágenes que circulan por diversos medios retratan fielmente la triste realidad de tantas personas que hoy sufren a manos de un régimen que se burla abiertamente de los derechos humamos y de la democracia. «Necesitamos unir fuerzas en pro de la restauración democrática en Venezuela, del alivio a la crisis humanitaria que golpea severamente a su población y de la reversión del éxodo que está forzando a salir a miles de personas todos los días. La tragedia hoy está en Venezuela, pero la crisis es regional».

En cuanto a la crisis migratoria y humanitaria dijo que se necesita dar una respuesta global al éxodo de millones de personas que se ven forzadas a abandonar sus hogares, para huir así de la pobreza, la violencia y la adversidad extrema. «El Paraguay es un país de puertas abiertas, que cree en el potencial de la migración para contribuir al desarrollo económico, social y cultural de todos los países», sostuvo.

En cuanto al cambio climático dijo que la humanidad atraviesa tiempos difíciles, los efectos adversos del cambio climático repercuten a lo largo y ancho del mundo. «Aunque algunos países tienen más recursos que otros para afrontar la reconstrucción posterior al desastre, de seguirse por este camino, llegaremos a un punto de no retorno, en que nadie podrá escapar de las secuelas de la degradación medioambiental», aseguró.

Afirmó que el Paraguay, en su condición de país en desarrollo sin litoral, se ve severamente afectado por sus consecuencias. «Recientemente, cientos de miles de hectáreas de bosques fueron devastadas por feroces incendios que destruyeron gran parte de la rica diversidad ecológica del Gran Chaco Americano. Quisiera agradecer a todos los países que nos ofrecieron su ayuda en momentos tan difíciles”, refirió.

En ese sentido, recordó las alianzas estratégicas con las que el Paraguay cuenta como la asociación con el Fondo Verde para el Clima y la FAO, ha concluido recientemente las negociaciones para establecer un fondo especial destinado a la reforestación, y por este medio, a la lucha contra la pobreza extrema que afecta a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Rememoró el emprendimiento hidroeléctrico que el Paraguay comparte con el Brasil, denominado Itaipú Binacional. «Este nació con la vocación de promover el aprovechamiento de recursos naturales compartidos y representa un ejemplo exitoso de iniciativa encaminada a la producción de energía limpia y renovable», sostuvo.

Y anunció que próximamente, se impulsará con el Brasil el proceso de revisión de la estructura financiera de la Itaipú Binacional. «Trabajaremos para que este ejercicio permita llegar a un entendimiento justo y equitativo, en pro del desarrollo económico y el bienestar», aseguró.

«El Paraguay hace un llamado a la comunidad internacional a evitar las escaladas que generan tensiones y amenazan la paz y seguridad internacionales, al tiempo de reafirmar la necesidad de recurrir al diálogo y la diplomacia como herramientas para resolver las controversias. En ese sentido, reafirmamos nuestra fe en los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas para alcanzar estos fines», dijo.

En ese sentido aseguró que se necesita de una Organización «efectiva, ágil, que responda al clamor de paz, justicia, libertad y desarrollo de todos los pueblos del mundo».

En ese sentido dijo que Paraguay apoya decididamente el fortalecimiento de la Asamblea General, su órgano más democrático y representativo. «Un espacio que pertenece a todas las naciones, y en el que podemos expresar, en igualdad de condiciones y de manera soberana, nuestras voces, nuestras demandas y nuestras necesidades», destacó.

En ese sentido dijo que el país apoya las reformas impulsadas por el Secretario General, incluyendo el reposicionamiento del sistema de desarrollo de las Naciones Unidas, para responder de manera adecuada a los desafíos de la implementación de la Agenda 2030 y de otros marcos para el desarrollo internacional. «El Paraguay se une a los Estados que abogan por la reforma del Consejo de Seguridad, para de esa manera, transformarlo en un órgano más inclusivo, transparente y apto para enfrentar las amenazas a la paz y la seguridad internacionales», refirió.

Antes de culminar, el canciller felicitó al embajador Tijjani Muhammad–Bande por su reciente elección al frente de esta Asamblea General y le deseó el mayor de los éxitos en sus nuevas funciones.

De igual modo reconoció labor realizada por la ex Presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa y su equipo, «quienes han conducido con altura y eficacia los trabajos de este órgano».

Así también saludó al Secretario General, Antonio Guterres, quien impulsa una Organización más eficiente, más transparente y más cercana a las personas.

Dijo que como presidente del Grupo de Países en Desarrollo sin Litoral, el Paraguay hace un vigoroso llamado a la implementación del Programa de Acción de Viena para el Decenio 2014-2024, parte integral de la Agenda 2030, cuya revisión de Medio Término será el 5 y 6 de diciembre próximo, e invita a todas las delegaciones a participar al más alto nivel.

Concluyó reafirmando el sólido compromiso del Paraguay con el multilateralismo y la diplomacia en favor de la paz y el desarrollo sostenible.

“Mi país seguirá trabajando para preservar a las Naciones Unidas y su labor incansable por las grandes y justas causas de la humanidad. Este es uno de los mejores legados que podemos ofrecer a las generaciones presentes y a las que vendrán”.

Sigue leyendo
Anuncio

Más popular