Conectate con nosotros

El segundo semestre del 2019 vendrá con datos un tanto positivos, tras un negro resultado de la primera mitad del año, pero no como para repuntar a la economía. Las esperanzas ya se centran en el 2020, avizorando mejores perspectivas, pero con riesgos externos latentes.

Paraguay, el milagro económico sudame­ricano que cayó en declive, tras confirmar una dura recesión en la primera mitad del 2019, hoy apunta a cerrar un año, pese a los datos negros, con desem­peño positivo. Esto en base a los pequeños brotes verdes, que no son muchos, que los agentes económicos obser­van para este año. Señalan que prácticamente la activi­dad económica está marcada para fin de año, pero algunos todavía tienen esperanzas para los últimos meses.

El Gobierno se resistía a asu­mir la situación, hasta que confirmó la caída trimestral del 3% entre abril y junio, en base a datos de Cuentas Nacionales del Banco Cen­tral del Paraguay, que arrojó a una contracción del 2,5% en el primer semestre.

En cuanto a los “brotes ver­des”, expertos mencionan que la actividad aumentó en julio en un 0,7% y se prevé que esa tendencia continúe en estos últimos meses.

Las ventas mejoraron, en menor medida, mostrando un mejor consumo, esto también es confirmado por el sector de supermercados, que augura un mejor fin de año para ven­der.

RECUPERACIÓN

Pese a la recuperación pre­vista del segundo semestre, que será positivo, no quiere decir que será bueno, en el sentido de que no garantiza de que se crecerá a un 6%, al tener en cuenta lo que pasó en el 2016, según eco­nomistas.

El rubro de la construcción, considerado uno de los prin­cipales motores del PIB, prevé mover en mayor medida sus “maquinarias”, pese al resul­tado negativo del primer semestre. Sin embargo, ase­guran que todo dependerá si es que el clima acompaña.

Prácticamente todos los sec­tores económicos, por el lado de la oferta y la demanda, coincidieron que en el 2020 el panorama económico será mejor que este 2019, por lo que se prevé un mejor año. Sin embargo, enfatizan que los riesgos externos perma­necen al acecho. La industria está al tanto de lo que pasa con Argentina, ya que hoy está golpeada por el ingreso masivo de contrabando.

Por otro lado, remarcaron que el sector productivo, princi­palmente el agro, dejó de mover la “aguja” económica del país. El sector ganadero se enfrentará a fuertes desafíos para el futuro y piden que el Gobierno pueda ayudar para que Paraguay pueda abrirse a nuevos mercados.

ALBERTO SBOROVSKY – Presidente de Capasu – Consumo

“Este año está siendo bas­tante difícil, con caídas en absolutamente todos los 9 meses, incluso setiem­bre, versus el año pasado, que según las cadenas varían bastante teniendo en cuenta las ubicaciones y podríamos estimar una retracción del 5%. En cuanto a la expectativa, apuntan a que los últimos 2 meses puedan ser de mejor com­portamiento, por la tempo­rada de fin de año”.

JOSÉ BEREA – Pdte. de Capeco – Exportación

“En base a los resultados negativos del sector, este año ya está consumado prácticamente. Quedan muy pocas exportaciones, mientras tenemos caídas importantes con respecto al 2018. Ahora hay una leve esperanza para este 2019, si mejoran las condi­ciones climáticas se podrá sembrar y levantar esas exportaciones, pero ya mirando el próximo año, 2020”.

NERY GIMÉNEZ – Titular del CIP – Importación

“Nosotros vemos una mejora prácticamente ya para el año que viene, para el 2020, ya que visuali­zamos este año como un año que va a estar parado, sin ningún crecimiento mayor, sino en la expan­sión promedio formal de los tres meses finales del año (octubre, noviem­bre, diciembre). Pero ese promedio será básico, por debajo de lo esperado sin un repunte fuerte”.

STAN CANOVA – Consultor – F. Bruta de Capital

“El resultado de la Forma­ción Bruta de Capital indica claramente que no hubo crecimiento en la inver­sión, principalmente por la caída de más de 6 meses de la actividad y de las ventas, así como malas expectativas del mercado. Todo va de la mano. Esos shocks externos hacen que todo sea lento. Se espera ya para el 2020 mejo­ras, pero que dependerá de políticas sólidas y del agro, así como del clima”.

HÉCTOR CRISTALDO – Presidente de la UGP – Agro

“El sector agro ya no mueve la aguja de la eco­nomía, en lo que queda del año. Esto porque la cose­cha más importante de soja se definió y los números ya están. Dejó de entrar US$ 1.300 millones por la soja y eso es lo que se siente y este año ya no se recupera. Lo que estamos viendo es trabajar para el 2020, ya que este año quedó sin movimiento. Esperamos un movimiento normal”.

MANUEL RIERA – Miembro de la ARP – Ganadería

“Este año fue malo, los mer­cados están deprimidos, las exportaciones cayeron y las inclemencias del tiempo desfavorecieron a la pro­ducción, es decir, vamos a tener menos terneros de lo previsto y eso tiene fuerte impacto. De aquí a fin de año casi no cambia nada. Creemos que para el 2020 dependerá de la capacidad de Paraguay de abrirse a nuevos mercados y de mejo­rar los precios”.

FRANCISCO MARTINO – UIP Joven – Manufactura

“La industria sigue bastante resentida por la baja del con­sumo, sumado al contra­bando desde Argentina, en especial en alimentos, lo cual repercutió fuertemente en una retracción económica. La retracción se siente, pero desde la UIP Joven tenemos la política de que cuando las cosas se ponen difíciles tene­mos que trabajar el doble. Por eso, hay que innovar, mirar hacia afuera y apuntar a nuevos mercados”.

JOSÉ LUIS HEISECKE – Titular de Capaco – Construcción

“Al menos para el sector público, el cierre de este año será mejor que finales del 2018, si es que el clima sigue acompañando. No sabemos si el MOPC va a llegar a la meta, pero al menos a los US$ 750 millo­nes podría. En tanto, para el sector privado, entiendo que no va a ser tan bueno, porque no hay obras nue­vas, las que se están ejecu­tando son ya de proyectos anteriores”.

CARLOS FERNÁNDEZ V. – Banco Basa – Servicios

“El sector servicio no está tan mal, especialmente el de servicios financieros, pero no es el mejor año, aunque es típico en la medida que el rubro sea más grande. Sin embargo, pese a recupe­ración, se ve una pequeña desaceleración en los cré­ditos, principalmente. Las perspectivas para fin de año no es preocupante, sí para el 2020, mirando las fortalezas y esperando recuperación de la economía”. LN

1/3

Sigue leyendo
Anuncio

Más popular