Conectate con nosotros

Notas

ARP sugiere buscar más y mejores mercados para la carne paraguaya

Publicado

en

El titular de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Luis Villasanti, cree que la industria cárnica debería orientar su esfuerzo a lograr más y mejores mercados y no conformarse con volumen y margen a costa del productor.

El presidente de la Cámara Paraguaya de Carnes, Juan Carlos Pettengill, había dicho que el precio del ganado debería bajar, de tal modo a ser más competitivos en el mercado internacional. Fue luego de que Rusia rehabilitara más frigoríficos de Brasil para exportar carne bovina a aquel país.

Se sabe que justamente Rusia se constituye este año en el principal comprador de carne bovina paraguaya. De acuerdo a los datos del Senacsa, del 1 de enero de 2018 al 30 de septiembre, ese país importó de Paraguay un total de 92.637 toneladas de carne. Esa actividad comercial generó a nuestro país un ingreso de US$ 341.018.996.

Para Villasanti, la pretensión de bajar el precio del ganado constituye una “desafortunada expresión que desafía las leyes de la economía y del país”.

Señaló que esa expresión representa la idea de industriales que pretenden fijar los precios al productor para mantener sus márgenes. El productor es “tomador de precio”, expresó.

Los exportadores, sostuvo, hacen su oferta y ese precio se toma, excepto que tengan la necesidad de alimentar su industria y están dispuestos a pagar más. Hacerlo de otra forma significaría mantener o aumentar la ganancia a costa del productor y toda la carga de la cadena de negocios y de valor recaería sobre la parte que es la base de la cadena, la base que ha generado la calidad excepcional de la carne paraguaya, recalcó.

A criterio de Villasanti, el esfuerzo de la industria, como lo hacen otros sectores empresariales, debería orientarse a tener más y mejores mercados, donde el producto se valore y se pague, y no conformarse con volumen y margen a costa del productor.

Según el titular de la ARP, las leyes del mercado dicen que si alguien quiere lo que producimos, lo paga, y si su deseo aumenta, paga más. Caso contrario, si disminuye, paga menos. Esta es la variación de precio con base en el libre mercado, garantizado por la ley y no la fijación del mismo para que unos ganen a costa del otro.

“Defendemos el libre comercio y sobre todo la libertad que cada sector disfrute del esfuerzo de su trabajo e inversión para que pueda seguir contribuyendo a la creación de empleo y la grandeza del Paraguay”, concluyó.
abc

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Facebook

Tendencias