Conectate con nosotros

Notas

Médica paraguaya en España con COVID-19 se recupera favorablemente

Publicado

en

La compatriota dijo que está mejor y se encuentra en su día 12 de cuarentena luego de haber dado positivo a la prueba del coronavirus.

Yesica Vera Zarza – LA NACION

[email protected]

Desde junio del 2017, la Dra. Liz Rocío Caballero Motta está en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, uno de los 4 más grandes de Madrid, España, haciendo la especialidad de Reumatología y actualmente se encuentra terminando el tercer año.

Normalmente y antes de empezar con toda la situación de la pandemia por coronavirus, Liz estaba encargada de pacientes con enfermedades reumatológicas que estaban ingresados por descompensaciones, pero con lo del COVID-19 empezaron a disminuir los pacientes de dicha especialidad porque no querían exponerse, por lo que empezó mermar el número de pacientes ingresados de reumatología. Mientras tanto, subía el número de pacientes con coronavirus y los internistas no daban abasto para ver a esos pacientes ingresados.

De reumatología a coronavirus

“Entonces me reasignaron y empecé a ver pacientes ingresados por COVID-19 como si fuese una internista más, ya que mi especialidad tiene base en la medicina interna; igual que otras como endocrinología, neumología, geriatría, neurología, cardiología, etc.”, comentó a La Nación.

La compatriota, oriunda de Pedro Juan Caballero, contó que luego de haber atendido a muchos pacientes con síntomas de coronavirus se dio cuenta de que tenía el virus, a pesar de usar protección.

Liz Rocío Caballero Motta es la médica paraguaya que está en España y se está recuperando del coronavirus. Foto: Gentileza.
Liz Rocío Caballero Motta es la médica paraguaya que está en España y se está recuperando del coronavirus. Foto: Gentileza.

“Entonces no era descabellado pensar que tenía el COVID-19. Empecé con tos seca por dos días y luego se añadieron dolor de cabeza, dolor de cuerpo, pero sobre todo espalda y nuca, mucho cansancio y finalmente dolor de ojos. En ningún momento tuve fiebre porque estaba tomando paracetamol 1 gramo cada 8 horas”, explicó.

Prueba positiva de COVID-19

Liz primero pensó que era todo un cúmulo de cosas por las horas de trabajo extra que estaba teniendo, ya que todo se reorganizó en el hospital donde está, pero a pesar de descansar todo el fin de semana, seguía con los síntomas. “Entonces contacté con salud laboral de mi hospital y me hicieron la prueba el lunes, cuando ya habían pasado 72 horas del inicio de síntomas, para aumentar la rentabilidad diagnóstica y salió positivo ese mismo día. Ahí me tranquilicé e hice reposo más tranquila y seguí con mucha agua, paracetamol y vitamina C, y de a poco fui mejorando”, refirió.

Mencionó que actualmente está guardando reposo y que ya está mejor. “Ya pasé la primera semana, ahora estoy en el día 12 ya, porque empecé el sábado 28 de marzo, porque ahí tuve todos los síntomas, aunque el jueves siguiente empecé con la tos”, expresó la médica.

Finalmente, dijo que tiene que estar de reposo hasta que se completen 14 días. “En estos días me van a llamar de mi hospital para repetir la prueba y si esa prueba es negativa, vuelvo a mi vida normal, pero si sigue positiva tengo que continuar aislada”, adelantó Liz.

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Tendencias